30 octubre 2006

Restringido


Parece que vivimos días de restricciones. Lo entiendo y lo apoyo en muchos casos, pero no cuando se hace con tan poco tino.

Compartir música o libros o cualquier otra obra sujeta a derechos de autor se compara últimamente con el tráfico de drogas (banalizando este, en mi opinión), y se intenta atajar en el lugar equivocado: criminalizando a sus usuarios, cuando son precisamente estos los que ponen en valor estas obras, fundamentalmente prestándoles su atención y su preferencia, mucho más que por el desembolso económico que estos puedan realizar. Todos nos sonreímos cuando vemos a según qué cantantes protestar por la descarga de música en internet. Vaya, pero a Fulanín lo escucha alguien? :-)

Otra: fumar es nocivo no sólo para el que fuma, sino para los que tienen que respirar el humo (compañeros de trabajo o clientes de un bar). Lo que no tiene sentido es que si mi cafetería tiene 95 m2 todo el mundo pueda fumar allí, y puedan entrar hasta los niños que no pueden entrar en la zona de fumadores del local de al lado que tiene 102 metros. ¿Qué pasa? ¿El humo es menos dañino cuando el bar es pequeño, o qué?

Y otra más: el agua es un bien escaso. Y cada día más. Y bien que lo sabemos por estas tierras. Pero que el Ministerio de Medio Ambiente quiera establecer un gravamen en la factura del agua cuando el consumo por persona y día sea superior a 60 litros, me parece el colmo del desatino.

Está bien que intentemos ducharnos en lugar de bañarnos, no dejar el grifo abierto mientras nos lavamos los dientes y mil pequeñas acciones diarias que no cuestan mucho y que permiten ahorrar un porcentaje significativo de nuestro consumo diario... pero es que el consumo doméstico de agua en España apenas llega al 10% del consumo total! Y de ese porcentaje, entre el 50 y el 70% se pierde en las cañerías y por evaporación. Si el agua que al final sale por nuestro grifo es un 3% del total, qué sentido tiene que nos quedemos sin ducharnos el día que pongamos la lavadora???? De verdad, queda muuuuuuuuuy guay y además aumenta la recaudación... pero a quién quieren engañar?

Nada menos que un 80% del agua consumida anualmente en España (es decir, más de 24.000 Hm3, se dice pronto) se va a los cultivos de regadío, donde además, lo que los regantes pagan por metro cúbico ni siquiera cubre los costes reales que supone llevar el agua a los campos.

Claro, se me argumentará que hay que favorecer la agricultura (también pagamos más caros los combustibles para automoción que los de uso agrícola, no?). Pero cuando me cobran 1 euro por una lechuga me acuerdo un rato de toda esta estructura de costes y pienso que, en realidad, esa lechuga ya la había pagado antes :-(

1 comentario:

el del mañicomio dijo...

Acabo de regresar de Turquía, un pais en el que muchas leyes se toman mucho más a la ligera, como las de tráfico o las de propiedad intelectual, donde se falsifica de todo tranquilamente. No voy a defender esto, desde luego, pero está claro que en nuestro pais la mayoría de leyes de los últimos años en este sentido se basan exclusivamente en intereses comerciales y en la influencia de determinados "intelectuales" sobre el poder. Respecto al tabaco y al agua, eso da para muchas entradas nuevas...